miércoles, 19 de marzo de 2014

¿Belleza exterior o interior?



Llevo días (bastantes) dando vuelta a esta idea en mi cabeza: ¿Qué preferimos tener belleza exterior o interior? ¿Por cuál de las dos queremos ser recordados?

Las comparaciones siempre son odiosas y las mujeres rara vez vamos a reconocer que otra es más hermosa que nosotras mismas. Encontraremos detalles de su belleza exterior que superamos ampliamente. O al menos eso pensaremos en un ejercicio de autoestima.

Esta duda me ha hecho recordar un soneto de Garcilaso de la Vega en el que te invita a vivir el momento mientras nuestras mejillas son rosadas y nuestros cabellos tan rubios como el mismo oro ya que el tiempo pasará y la lozanía del rostro y del cuerpo se perderá. La belleza exterior es efímera y mejor lo relataba el poeta en estos cuidados versos:
“…coged de vuestra alegre primavera/ el dulce fruto, antes que el tiempo airado/ cubra de nieve la hermosa cumbre…”

Porque el tiempo pasa y la belleza deja de ser tanto hay que cultivar otras cualidades que nos hagan buenas personas, ser más bonitas por dentro.

Con esa me quedo yo, con la belleza interior porque al contrario que la exterior crece con los años y debe ser mejor con el tiempo que pasa.

Por ese motivo quiero que me recuerden por la persona que soy, que mis cualidades crezcan día a día y ser bella por dentro y es la que libre de artificios cultivo cada momento.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario